La dichosa pobreza no solo afecta a las personas, sino también a las mascotas que se adoptan con la mejor intención de darles un buen hogar. Pero no sean ‘culeis’ y no dejen amarrados a sus perros a su suerte, encontrarles casa no cuesta nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *