Peta Jensen en pa´calentar el brazo

No sé tú, pero esa niña de casa seguro tiene sueltas las ganas de cabalgar sobre un vato como tú o como yo: que chambee y que sea un animal en la cama. No importa de qué número calces; ella se acomoda para satisfacerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *