Por “mamey” se salvó

Partió en dos el poste de teléfono

El conductor de un carro Yaris, con placas YXR423B, acabó enredado en su propio desmadre, luego de que se estampó con un poste de teléfono. El vato iba de Oriente a Poniente, sobre la calle 59 del Centro, pero cuando llegó al tramo que está entre las calles 44 y 42, se se sintió muy cansado y cerró los ojos unos segundos.

Eso fue suficiente para que se montará en la escarpa y se estampara en un poste de madera de Telmex, al que partió a la mitad.

El conductor, un señor ‘mamey’ que se dedica al gimnasio, se bajó de la nave medio madreado y aseguró que fue gracias a sus músculos que aguantó el golpe sin que le pasara nada.

Luego luego llamó a su aseguradora, mientras que los tiras de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) cerraron la calle, porque se puso medio cabrón pasar por todos los cables que quedaron tirados.

El seguro del Yaris se hizo cargo de todo el desmadre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *