Lavátelos bien, ija

Dientes limpios, “hocico” contento

Por Iván Alfaro

Seguramente a muchos de nosotros alguna vez nos regañó nuestra jefecita o hasta nos chancleteó por no lavarnos los dientes luego de comer, y con justa razón, porque tenerlos bien limpios ayuda a tener una buena salud en la boca, sobre todo ya que estemos chuchules.

‘PÉRATE’

De acuerdo con la página de Internet sabervivir.com, no siempre conviene lavarse el hocico terminan- do de comer. Es mejor esperar unos 20 minutitos, ya que se puede dañar el esmalte de los dientes. Es decir, eso que les da brillo puede fregarse, por eso se recomienda aguantar, sobre todo cuando has comido algo muy condimentado, como un rellenito negro o unos taquitos de “cochiperro” con harto recado, como nos gusta en Yucatán.

NO TE PASES

La pasta de dientes es importante, ya que una de sus principales funciones es quitarnos ese olor que deja la comida, pero también limpiar y proteger los dientes.

La cosa es que usar mucha pasta puede que no te ayude tanto como piensas, pues la espuma que se hace en tu boca, como la de un perro con rabia, hará que no te deje ver bien por dónde pasas el cepillo.

Así los restos de comida se pueden quedar atorados, como le pasa a la gente a la que le queda el famoso “frijolazo”, por lo que lo mejor es usar solo una porción del tamaño de un chícharo.

MUÉVELO BIEN

Primero que nada, es recomendable tener un cepillo confiable, de buena marca o de los que venden en las farmacias, para que amarre. Una vez que lo tengas y hayas puesto la cantidad de pasta adecuada, los movimientos deben ser suaves par- tiendo desde la encía, esto para que la suciedad no vaya hacia ella y se acumule ahí.

La suavidad es fundamental, ya que seguramente a más de uno le ha pasado que cuando escupen la espuma para enjuagarse se ven manchas de sangre. Esto es porque nos pasamos de lanza con la fuerza al cepillarnos.

No hay que olvidar cepillar entre los dientes y la lengua, ya que estos lugares son donde más bacterias se encuentran. Además, se hace siempre de adentro hacia afuera para no regarlas por todos lados.

Ya que hagas todo esto, también puedes usar enjuague bucal e hilo dental como broche de oro, pero eso ya es cosa de cada quien.

Si sigues estos pasos, mejorará tu salud bucal y seguramente “la patrona” te lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *