A Spirit ledá la chiripiorca

Uno más, un caballo termina noqueado en pleno centro de la ciudad de Mérida ayer por la tarde.

Si no fuera por la ciudadana Leticia Alfaro que denunció en sus redes sociales, el momento en que vio como el caballo colapsó y se desplomo contra el pavimento fatigado por estar tirando de una calesa todo el santo día.

En las fotos que trepo a redes sociales se aprecia al rocinante  en el piso mientras el conductor de la carreta y varias personas más intentaban levantarlo.

Acompañado con unas frases de indignación relató lo que ella pudo apreciar.

“Escuché un ruido fuerte salí y me encontré con esto, los turistas ni se bajaron, al pobre caballito lo levantaron y lo hicieron que continuará con el viaje, el ya no quería seguir.” Comentó. —

Hasta ahora en Mérida las autoridades no han hecho nada para erradicar el uso de caballos para el jalado de calesas.

Mientras tanto en el Puerto de Progreso se moderniza con su primera calesa eléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *