Los hoteles del estado comienzan a cerrar sus puertas

Mérida, Yucatán; 25 de marzo de 2020 (ACOM).- Héctor Navarrete Medina, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Yucatán, (AMHY), reportó que al menos 10 empresas hoteleras han cerrado temporalmente sus instalaciones al tener “cero ocupación”.

En la segunda quincena de este mes que está por concluir, suman 400 habitaciones sin operación y han enviado a sus casas a sus colaboradores con la paga de esta quincena.

Suman cerca de 12 mil habitaciones vacías lo que representa un impacto económico muy alto.

“Podremos pagar esta quincena y haremos un sobre esfuerzo para alcanzar la siguiente, que será de menos 1. Los hoteles tienen que pagar electricidad, Seguro Social e Infonavit de los trabajadores”, manifestó.

Recalcó que será necesario establecer una estrategia de promoción para obtener la mayor cantidad de recursos para estar listos y lanzar una campaña una vez que concluya la contingencia.

“Estamos poniendo nuestra mayor esperanza en el turismo nacional para reactivar el sector hotelero yucateco, una vez que concluya la contingencia”, agregó.

Si bien, es cierto que será importante en este momento salvar el escollo de esta contingencia sanitaria que ha puesto contra la pared a las empresas hoteleras, porque gran parte de estas fincó sus horizontes en el tianguis y contrató personal, remodeló y preparó habitaciones con mejor infraestructura y este fenómeno sanitario obliga a que muchas de ellas, no tengan un “colchón” para superar esta situación.

“El compromiso con el gobierno estatal es mantener la planta laboral, pero en algunos casos las empresas deberán prescindir de algunos colaboradores, porque sin turistas el problema se agudiza”, manifestó.

En muchos casos, el personal hotelero gana por encima de los dos salarios mínimos y puede resolver con las propinas que recibe, al igual y como sucede en el sector restaurantero. Sin huéspedes en los hoteles las propinas desaparecen y presionan mucho más la economía de los trabajadores.

“Estamos buscando todos los mecanismos posibles para poder contrarrestar este problema y tratar de llegar a la temporada de verano, que está aún muy lejana y será necesario pagar por lo menos 4 meses de nómina con cero turistas”, recalcó.

En la contingencia de 2009, que Yucatán se quedó sin turistas por espacio de casi dos meses, el gobierno federal implementó una especie de beca que se otorgó a los trabajadores hasta por un salario y medio diario para la subsistencia, lo que permitió también no cubrir durante esos meses el pago de la carga social, ahora no hay sensibilidad del gobierno federal ante este problema.

“Requerimos que las autoridades sepan que una empresa hotelera también tiene una carga importante de paga de salarios, impuestos, servicios, infraestructura y créditos contraídos para mejorar instalaciones, adquisición de equipos, materiales y suministros, pagos de seguros y no se está tomando en cuenta este esfuerzo y los casi 15 mil empleos que dependen de estas empresas, recalcó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *