Los eventos sufrirán algunos cambios

Mérida, Yucatán; 21 de mayo de 2020 (ACOM).- La Arquidiócesis de Yucatán espera contar con los lineamientos del sector salud para establecer nuevos protocolos de sana convivencia en eventos religiosos.

Jorge Martínez Ruz, presbítero y vocero de la arquidiócesis, explicó que muchas de las actividades y ceremonias del culto religioso deberán ajustarse por ahora a estas nuevas normas sanitarias.

“La Conferencia del Episcopado Mexicano emitió una serie de medidas que ya se están evaluando para la reapertura de los diferentes centros de culto religioso y administrativos. Las normas establecen mecanismos de seguridad sanitaria y disposiciones que deberán anticiparse a los feligreses para que puedan mantenerse en los espacios de concentración masiva durante los actos religiosos”, añadió.

Gran parte del cuerpo clerical son personas que están en la etapa de riesgo por esta pandemia. En igual circunstancia está un gran volumen de los fieles que asisten a las iglesias, capillas, eventos y actividades religiosas, por lo que es preciso preservar la seguridad y salud.

Todas las actividades de culto serán modificadas, incluso las que se realizan de manera externa. Se aplicarán a bodas, bautizos, ceremonias fúnebres, procesiones, catecismo, verbenas populares. También se aplicarán a aspectos de la vida regular sacerdotal en las áreas de enseñanza en los Seminarios.

El proceso de la las confesiones se modificará, para que mantenga una sana distancia entre el sacerdote y los fieles, de esta manera, se pueda llevar a cabo la tarea de seguridad en la convivencia del sacramento.

El Padre Martínez Ruz declaró que, no hay una fecha establecida para el reinicio de las actividades religiosas en los centros de culto y se procederá de acuerdo a la semaforización que marca el gobierno.

“Esperamos que las autoridades determinen estas responsabilidades y con ello, estar preparados con un protocolo sanitario que deberá aplicarse en todas las iglesias, espacios administrativos, centros de atención, en los 14 decanatos para los procedimientos que deberán aplicar sacerdotes, catequistas, dirigentes de agrupaciones católicas, grupos de las pastorales y ministros auxiliares”, apuntó.

Esta situación ha permitido potenciar el esfuerzo de la iglesia, porque ahora el arzobispo ofrece una misa diaria que se puede seguir por las plataformas cibernéticas y eso ha multiplicado el número de personas que siguen esas transmisiones.

“Se ofrece catecismo por plataformas y redes sociales y debido al éxito que han obtenido, muchas de estas actividades se conviertan en procesos naturales, muchas de ellas ya no sean presenciales y se puedan seguir a través del internet”, manifestó.

“El problema es que, las personas mayores no tienen tanto acceso al internet o no tienen dispositivos para seguirlas y poco manejo de la tecnología, pero estamos buscando la forma de llegar a los feligreses mucho más que antes. Será importante que ahora más personas reciban la Palabra de Dios, a través de la red y estén cerca de las ceremonias religiosas a las que antes no podían acudir”, comentó.

“La nueva modernidad nos obligará de alguna manera, a realizar procesiones a través de internet y que la gente se quede en su casa, el número de invitados a una boda sea mucho menor que antes, los bautizos se realicen con sana distancia y de esta manera, muchos de los ritos y ceremonias, tengan una nueva formalidad, ante la nueva realidad y las exigencias sanitarias, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *